Les daré una buena noticia: la danza contemporánea aún respira

Residencias Burbuja


La primera vez que lo escuché fue de Stephen Petronio en una conversación bajo el marco del Virtual American Dance Recon que tuvo lugar el 26 y 27 de febrero con foco en artistas de la danza con sede en Nueva York. 12 programadores en un encuentro íntimo con 9 compañías, conversando sobre el estado actual de la danza en nuestros países. Fue entonces que Stephen Petronio, con la poderosa energía que lo caracteriza, nos compartió su inversión reciente en el Petronio Residency Center, ubicado en las afueras de Nueva York, literalmente en las montañas. Y nos compartió su modelo de trabajo que le ha permitido crear aún bajo las limitantes de la pandemia y los famosos “Lockdowns”.


Se trata de las “Bubble Residencies” y ocurren durante dos semanas cada dos meses. Con un test negativo en mano, los miembros de la compañía se encierran por quince días en un mismo lugar, se toman la temperatura diariamente, se sanitiza el piso de manera constante y el gel antibacterial hace su parte cada vez que es necesario, sobretodo antes y después de trabajar con un compañero. De este modo, el show de la creación ha podido continuar y la compañía tiene listo su último espectáculo para ir a los escenarios, una vez que las puertas de los teatro se reabran.

Por cierto, Stephen los invita a seguir el día a día de su compañía en instagram: stephenpetroniocompany

Laboratorio de danza contemporánea de la Universidad Autónoma de Nuevo León


La noticia compartida por mi colega Aurora Buensuceso de Monterrey nos emocionó a muchos, pues abrir un espacio para la creación de danza contemporánea en tiempos de pandemia es un logro que debemos compartir y aplaudir, pues significa el nacimiento de un nuevo nodo creativo que fortalecerá la emergencia de nueva danza en territorios del norte. La propuesta se propone como una plataforma para los coreógrafos del Estado, así como un modelo de acción dancística que buscará fomentar nuevo público para la danza. Para su programa inaugural se invitaron tres reconocidos coreógrafos: Mizraim Araujo, Daniel Luis y Dolores Bernal, una triada multigeneracional que dirigirán obras que serán programadas en diversos festivales y escenarios de la Universidad, la ciudad y el país.


Larga vida a este proyecto, esperando que más instituciones le apuesten a la danza como un arte que sensibiliza a la ciudadanía en su relación con el cuerpo como un mediador de ideas, discursos y emociones.


Te daré una buena noticia cada vez que respire de Daina Ashbee | En proceso


Les comparto que ha resultado muy motivante el interés mostrado por instituciones de Jalisco y de otros Estados, así como de patrocinadores por el proyecto, a pesar de tener lugar en medio de una pandemia. Los acuerdos toman forma de manera solidaria y abierta, pensando siempre en los posibles ajustes que pudieran surgir debido a los constantes confinamientos y restricciones gubernamentales. Pero la disposición emociona y deja ver la importancia que tiene el arte, sobretodo en estos tiempos.


Lo importante es que sigamos construyendo futuro para la danza, un futuro resiliente, un futuro que se ajuste a las necesidades y que baile con los posibles contratiempos. Nada puede detener nuestra danza, porque bailar es una necesidad humana ancestral y buscará el modo de permanecer, aunque sea dentro de una, o miles de burbujas.


Eleno Guzmán Gutiérrez

Guadalajara, Jalisco | 1 de febrero de 2021

Entradas relacionadas

Ver todo