Nuestros cuerpos de mujeres en la danza

Mi cuerpo de mujer es un cúmulo de construcciones sociales y de experiencias derivadas de las mismas. Lo es aún más porque estoy más expuesta a la mirada pública.


Ví a muchos espectadores aplaudir después de una coreografía. Apreciar nuestros cuerpos virtuosos y entrenados. Admirarse por las posibilidades físicas y creativas de una artista.


Sin embargo; nadie miró cuando fuimos señaladas por gordas.


Cuando fuimos expuestas en una báscula frente a las y los compañeros.


Cuando tuvimos que ocultar que nuestros cuerpos menstrúan.


Cuando un agresor nos esperaba a la vuelta de la escuela, masturbándose dentro de su coche.