Organiza tus ideas | La descarga


Si algo me ha dado beneficios palpables como profesional de la cultura en los últimos años, ha sido tener un modelo de organización para el desarrollo de mis proyectos artísticos e incluso de mis proyectos personales. Desde que logré traducir y apropiar el modelo GTD de David Allen, para la organización de mis proyectos de artes escénicas, puedo decir que todas mis ideas están justo ahí donde he decidido que estén, siempre disponibles para emprender la acción siguiente requerida para cada proyecto.


Recuerdo con claridad la noche entera que pasé en las oficinas del CEPRODAC cuando decidí orientar mi modelo de Dirección Ejecutiva hacia este método. Esa primera etapa se le conoce como la descarga y suele ser un momento muy epifánico, en el que se construye un puente hacia el futuro. La premisa principal del método es lograr una productividad libre de stress, lo cual me parece muy pertinente para los tiempos que vivimos.


La sugerencia es que todos tus proyectos, ideas, sueños, promesas y deseos, que van desde lo personal a lo profesional, los pongas en papel o en un archivo digital. El autor del modelo explica que nuestro cerebro está hecho para pensar, no para archivar pendientes que luego intentarás recordar; de modo que se te invita a liberarlo de todos los pendientes acumulados durante años, para que tengan un lugar definido (real o virtual), que los haga disponibles cuando los requieras.


Aquel viaje con el que sueñas desde niño, la casa que quieres construir para tu familia, el coche que quieres comprar, el artista con quien quisieras colaborar, el teatro en el que quisieras actuar, toman un lugar físico en tu espacio organizacional, de modo que la ruta rumbo a su cristalización comienza en el momento en el que lo defines como un pendiente vital para tu presente. Esos sueños y deseos ya no vendrán de vez en cuando, ahora serás tú quien va a visitarlos de manera sistemática, con el objetivo de concretarlos.


La intención de estas publicaciones es compartirte las herramientas que me han permitido pensar en grande, pero sobretodo accionar en grande, pues el objetivo final de este método es ayudarte a definir cuál es la acción siguiente que requieres llevar a cabo para avanzar en tus proyectos.


El modelo continúa con un proceso de 4 acciones que pronto se vuelve un ritual semanal e incluso cotidiano: Recopilar, Procesar, Organizar y Revisar.


Estos 4 pasos los explicaré la siguiente semana.


Eleno Guzmán Gutiérrez

Guadalajara, Jalisco | 22 de enero de 2020


85 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo