Historias de Mercados: American Dance Abroad

En unos días se llevará a cabo la edición virtual del American Dance Recon, organizado por mis queridas colegas Andrea Snyder y Carolelinda Dickey, dos importantes impulsoras de la danza norteamericana y directoras del American Dance Abroad.


Esta será la tercera vez que participo en este modelo de encuentro (o micro mercado) en el cual sólo invitan a una decena de programadores y especialistas en danza de varias partes del mundo, a vivir una experiencia íntima con los protagonistas de la danza actual en EUA.

La primera vez la recuerdo con mucho cariño, pues además de haber tenido lugar en Nueva York, conocí a varios de los colegas programadores con quienes he desarrollado una amistad a lo largo de estos años, tanto en mercados escénicos internacionales como en un grupo de FB llamado Bora Bora Pirates, en el cual compartimos todas las variables de encuentro que ocurren entre nosotros en diversas partes del mundo. Dinámica que se detuvo por la pandemia, pues desde marzo del año pasado, todos los mercados han sido cancelado o pospuestos, excepto algunos que se decidieron por una versión virtual. Durante este viaje por NY, recorrimos juntos la ciudad usando el metro, de estudio en estudio, de Gallim Dance a Judson Church, de los Gibney Dance Studios hasta el Lincoln Center. Es uno de los modelos que más han impactado mi imaginario sobre la danza de una ciudad. Es como probar una rebanada de la realidad de la danza de ese lugar, pero en tiempo real.


Recuerdo un interesante ejercicio que nos pidieron hacer en sobre una hoja en blanco; esto fue responder la siguiente pregunta con toda honestidad: ¿Qué piensas y cómo percibes la danza contemporánea de EUA? Aún recuerdo mi respuesta casi apenado pues se centraba en las grandes figuras y cero conocimiento sobre lo nuevo. Pero lo más sorprendente fue el ejercicio al final del viaje: nos pidieron responder la misma pregunta. ¿Y qué creen? nuestras respuestas fueron completamente distintas, enriquecidas por la poderosa imagen que se dibujó en nuestras mentes tras conocer no sólo las propuestas estéticas más actuales, como la de Kyle Abraham ó de Gallim Dance; sino también por haber conocido a detalle la infraestructura dancística que existe en la gran manzana.


Unos años después, fui invitado a participar en la mesa "The New Americas" en la Tanzmesse, una discusión pública en conjunto con colegas de Canadá, EUA y México, organizada por American Dance Abroad. En la que participó mi querido amigo y coreógrafo Jairo Heli, quien tiene una impresionante trayectoria en los circuitos coreográficos de EUA, sobretodo en Colorado.


La segunda edición tuvo un matiz triste pues mientras disfrutábamos de diversas manifestaciones de danza en Seattle y tras unos días en Los Ángeles (donde pudimos ver, entre otros, el trabajo de LA Dance Project / Benjamin Millipied y de We Wolf; tuve que interrumpir mi viaje cuando me avisaron que mi papá estaba hospitalizado con gravedad. Ese mismo día tomé un avión directo a Puerto Vallarta, la cual fue una buena decisión pues alcancé a