Días de la danza

Pienso claramente en el primer momento en que me sentí vista.

Fué como acceder a otro lugar, donde estaba expuesta pero al mismo tiempo intocable.

Fué mi primer experiencia mística con mi cuerpo.


Mística

Hay un lugar real, hay una ruta a través de la fisicalidad a una experiencia extraordinaria.


¿A dónde vamos cuando soñamos?

¿A dónde cuando el cuerpo se activa de maneras creativas, no ordinarias?

¿A dónde cuando crees llegar a tu límite y descubres que hay más?

¿Dónde está este mapa de lugares intangibles? (en el cuerpo)


Consulto mi archivo de memorias poéticas

(Parece como si existiera en el cerebro una región totalmente específica, que podría denominarse memoria poética y que registrará aquello que nos ha conmovido, encantado, que ha hecho hermosa nuestra vida.)

-Milan Kundera


Nunca antes supe que el cuerpo tenía esas posibilidades.

Nunca imaginé la luz, la escena, los elementos para generar algo que no parece tanto de éste mundo.

Experimenté que mi cuerpo es capaz de crear por sí mismo

Y el camino no es enseñarle, el camino es escucharle, permitir la revelación.


El mundo está pues, plegado en cada alma, pero de modo diferente,

para espiritualizar el cuerpo, corporeizar el alma.

La posibilidad puede surgir en un punto cualquiera, el cuerpo escénico es INVOCACIÓN.


-Gilles Deleuze



68 vistas0 comentarios