Daina Ashbee en México (la historia detrás)


Hace 4 años comenzó esta historia en las butacas del Théâtre la Chapelle de Montreal, bajo el marco del Festival TransAmériques 2017, quienes desde entonces y año con año, me invitan como programador internacional.

Mi compañera de butaca era Alicia Laguna, a quien recuerdo haber mirado al final de la función y en conjunto decir: esto fue bello. Se trataba de POUR de Daina Ashbee, quien aún en sus 26 años, nos había dejado atónitos con la fuerza brutal de un cuerpo femenino desnudo, puesto en abismo bajo una serie de movimientos que en su repetición revelaban una extraña sensación de violencia encubierta por una gestualidad sutil, pero sobretodo real. Eso dolía, pero daba placer. Eso inquietaba, pero hipnotizaba. Entonces tuve una de esas revelaciones, que en términos semióticos llamo #Abducción y que me tiene el día de hoy produciendo su nueva obra en México.

La cité al día siguiente y le dije que viniera a México a crear una obra nueva ó a hacer una residencia, en ese entonces para el CEPRODAC. (Para eso nos invitan a estos festivales, para provocar colaboraciones y movilidad internacional de los artistas que promueven, sobretodo los locales). Dijo que sí, pero tomó tiempo.

En mis visitas posteriores, incluyendo otros festivales y mercados como Parcours Danse y CINARS, pude ver otra de sus obras: Serpentine, interpretada magistralmente por Areli Morán, una poderosa bailarina mexicana que trabaja con ella desde sus inicios. Luego continuaron las reuniones con ella para avanzar con la posibilidad de su venida. Entonces pude ver el crecimiento de su prestigio, pues me tocó estar presente en la ceremonia de los Prix de la Danse en Montreal, el año en que recibió doble premio: Mejor obra del año con POUR y Mejor Coreógrafa Emergente.

En diciembre de 2018, finalmente vino a México a hacer una residencia en las instalaciones del CEPRODAC. Un laboratorio de creación de la obra Laborious Song que terminó siendo interpretada por mi querido colega y amigo: Benjamin Kamino. Recuerdo que en esa visita a la Ciudad de México le robaron su maleta y fue un recuerdo que tardó en superar.

Después, en 2019 recibió el Bessie Award de Nueva York, lo cual terminó de consolidar su carrera a nivel internacional.

Pero fue hasta octubre de 2020 que recibí un mensaje vía WhatsApp en el cual me compartía que le habían cancelado su estreno en el KVS de Bruselas, Bélgica y que tendría libre desde diciembre 2020 hasta marzo 2021. Desde ese lugar que solo una #Abducción provoca, le dije: Ven a México. Te invito a crear una obra para 10 mujeres bailarinas mexicanas. Y ¿que creen? Aceptó.

Contra todo pronóstico lanzamos una convocatoria nacional para 20 bailarinas profesionales y aplicaron alrededor de 40. Una respuesta estremecedora para un llamado que sólo duró dos semanas y que lanzamos en medio de la pandemia (Claro, con todos los cuidados sanitarios). Por ello considero importante la construcción de relaciones de confianza en el tiempo con nuestros colegas; pues gracias a mi relación con la comunidad dancística a través de mis redes sociales y a mi comunidad de práctica #LaGestiónDelFuturo, el proyecto tuvo resonancia y devino en un proyecto vivo y bello, que lleva como nombre: «Te daré una buena noticia cada vez que respire».

Las historias de un gestor cultural internacional toman tiempo para consolidarse. No hay razón para apresurar lo que se construye desde la confianza que da el tiempo a través de constantes encuentros, conversaciones y cafés compartidos. Esta es mi historia con Daina Ashbee, que hoy nos tiene aquí, a punto de la primera residencia de creación en mi querido Puerto Vallarta.

Eleno Guzmán Gutiérrez

Guadalajara, Jalisco | 18 de enero de 2021

*Abducir produce una sensación de anticipación sostenida en las múltiples inteligencias sensibles del cuerpo, que te permite tomar riesgos que suelen construir sentido y en el mejor de los casos, realidades.

Entradas relacionadas

Ver todo

Todos los derechos reservados MOVES MX 2020