LA FIEBRE DEL OSO POLAR

ANTONIO SALINAS

La fiebre del oso polar es un espectáculo unipersonal que integra la danza, el canto, el teatro y el video, que hace al público reflexionar sobre el efecto que las acciones del ser humano han tenido en su propio bienestar, y que explora la conexión entre los humanos y otros seres vivos, vegetales y animales, con quienes compartimos la Tierra.

 

La fiebre del oso polar pretende explorar por qué, a pesar de las similitudes genéticas, hay una diferencia tan vasta entre lo humano y la naturaleza que lo rodea.

 

Para entender el mundo en que vivimos hemos tenido que dividir a los organismos en categorías, lo cual nos aleja irremediablemente de animales, plantas, elementos como la tierra e incluso y de otros humanos.

 

Salinas hace preguntarnos: ¿por qué no derribamos las paredes que hemos construido para aislarnos del resto del universo?, al mismo tiempo que nos invita a celebrar las similitudes entre organismos para que, de esta forma, alcancemos la armonía indivisible con la naturaleza.

 
“Qué trágico debe de ser pensar, qué trágico debe de ser pensar sobre lo pensado, qué trágica capacidad, una capacidad de ordenarlo todo, de separar la realidad de lo pensado y luego pensar sobre lo pensado y después olvidar la realidad que lo produjo”.